19.7.10

luminarias empolladas en oklahoma, una tarde cualquiera

Perfuman láminas

Los mediodías que dejaron de existir

Como tales

Esa experiencia

Tanto equipaje

Ahora soplo en celo

Una melodía de Kalashnikov

Un trompo automático que no gira, dobla para meter el dedo en los surcos de la herida

En la llaga del destiempo

Y vos, qué haces, allá?

El mar te imanta, y nunca te vi hecha una milanga en la arena

Quién pudiera

Quién lo hubiera permitido

Acá más teclas sin música y sin músico

Melodías de momentos encumbrados por ya no estar

al alcance

de

la

mano

Si supieras adónde ir,

Permitite el desconcierto

Contagiame la chispita

Convidame el confite del deseo

Sacá la cara por los dos y decíles que

en realidad

nos fue

todo

bárbaro

que abusamos de la sonrisa y el baile

que las sorpresas eran moneda de cambio

pero también, no te olvides

deciles que no quisimos estallar en mil pedazos

temimos ser felices

y ahora nos duele todo

a mí también.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar